Chablé Sea of Cortez
Chablé Sea of Cortez

Chablé Sea of Cortez

< Volver a proyectos
  • Ubicación La Paz, Baja California Sur
  • Estatus En diseño
  • Año 2021

Programa

  • Hotel y Residencias de marca

Director de proyecto

  • Arq. Boris Pena
  • Arq. Adrián Aguilar Hernández

Área de construcción

  • 16,000 m2

Área de terreno

  • 64,912 m2

Chablé s un creciente grupo de spas y resorts de ultra lujo que ha ganado múltiples premios en los últimos años. Su fórmula ganadora se ha centrado en tomar ventaja de los alrededores de sus propiedades para lograr una experiencia que no funcionaría en ningún otro lugar.

Se contactó a Sordo Madaleno Arquitectos para llevar este concepto de hotel al paisaje desértico de Baja California Sur, en un predio con un importante frente de playa al norte de La Paz, en el norte de México. Las grandes reservas biológicas del lugar lo convierten en un destino significativo para el ecoturismo y su proximidad a los Estados Unidos ha acelerado su desarrollo en diferentes ámbitos en los últimos años.

El terreno, un paisaje desértico, ofrece un experiencia inigualable y goza de una playa virgen situada entre dos colinas que dan al océano. Tiene una combinación ideal de condiciones con acceso a la playa, vistas elevadas del océano y acceso directo a una carretera principal al sur de La Paz. Éste abarca 64,912 metros cuadrados.

Sin embargo, por hermosa que fuera la disposición del sitio, se presentaba el principal desafío del proyecto. Se debe a la exigencia de vistas hacia el mar para cada unidad del hotel y a la vegetación relativamente escasa en Chablé Sea of Cortez, que era aparentemente contradictoria al programa solicitado por el cliente.

De las 50 unidades requeridas, las habitaciones se dividen en estándar con 120 m2, villas dobles de 409 m2 y la Villa Real de 500 m2. Además, se incluye un importante Spa, así como otras amenidades: Restaurantes, espacio para eventos y boutique. Este programa, junto con los servicios administrativos, Villas Wellness y residencias de marca, suman un total de 15,767 m2.

Nuestro punto de partida conceptual era ser infalible en brindar un sentido de pertenencia e intervenir la suave pendiente del terreno lo más respetuosamente posible. La experiencia del paisaje desértico sería nuestra misión principal y dictaría todos los pasos posteriores para el planteamiento del plan maestro, la arquitectura y el diseño de interiores.

La clara solución del Masterplan fue colocar la mitad de las unidades de las habitaciones en cada colina para contar con vistas ininterrumpidas hacia el océano; el Lobby y los servicios de playa en el valle a poca distancia de la playa; los servicios operativos cerca de la carretera principal; y el Spa a medio camino, entre la playa y la carretera principal, como una estructura orientada hacia el interior.

Una serie de estudios de configuración ayudaron a determinar que la solución arquitectónica debía basarse en un sistema de ramificación. Cada rama se traduce como un recorrido para accesar a las habitaciones, el cual corre paralelo a la pendiente de la colina. Las unidades habitacionales se desplantan con un ángulo de 23 grados de abertura. Los ángulos entre cada ramificación se diseñaron para ser lo suficientemente abiertos como para que cualquier habitación mantenga una conexión visual ininterrumpida con el Mar de Cortés.

A pesar de proporcionar vistas directas hacia el océano, todavía se presentan visuales periféricas de otras habitaciones, lo que rompe la sensación de privacidad y aislamiento dentro de la naturaleza del lugar –condición que se buscaba para este proyecto–. Para crear la sensación de cero interrupciones dentro del paisaje, se diseñó una superficie suavemente ondulada que integra cada habitación en un solo gesto formal orgánico, que gradualmente se separa y conecta de nuevo con el paisaje.

“La solución formal del edificio va acorde a la filosofía de diseño que tenemos sobre la generación de sistemas integrales, donde los componentes del proyecto responden fluidamente y se estructuran de la forma más sencilla.

En Chablé Sea of Cortez, un solo elemento constructivo se expresa como una gran cubierta orgánica que va formando oscilaciones a lo largo de la volumetría, siendo techo, muro y camino del acceso a la vez”.

- Fernando Sordo Madaleno de Haro

La forma fue cuidadosamente diseñada para abrirse hacia el mar y cerrarse para resguardar las vistas de cualquier otra habitación. Esta es una superficie orgánica que difumina la línea entre el paisaje y la arquitectura. Es arquitectura como paisaje y paisaje como arquitectura.

El desafío técnico para realizar esta volumetría no fue algo trivial. La propuesta inicial era una estructura de madera laminada de doble curvatura con una torsión que se invertiría para generar las ondulaciones requeridas. La solución alternativa y definitiva se definió como unos cascarones de concreto individuales que se construyen y unen mediante una estructura de pérgola frontal que define la curva del borde.

Se utiliza material de relleno para generar la mayoría de la superficie. El nivel que dispone cada habitación se calcula precisamente para reducir la cantidad de tierra requerida para este relleno. Finalmente, se produce un cambio gradual entre la cubierta verde y la cubierta de piedra y grava a medida que el paisaje sube sobre cada cascarón.

La experiencia de moverse a través de senderos flanqueados por las suaves ondulaciones del volumen da la referencia al diseño interior de las habitaciones del hotel. El acceso en la entrada exterior de la habitación, donde una alberca sinuosa y una terraza dan la bienvenida al huésped, ofrece una sensación de llegada a medida que la superficie del techo se eleva por encima y permite la entrada. El huésped ve un jardín trasero desde el momento en que ingresa a la habitación y crea un punto de atracción que lo dirige a través del espacio.

El resto del proyecto continúa este gesto de suave desenvolvimiento. Los volúmenes del vestíbulo se elevan suavemente para cubrir el punto de descenso y se abren hacia el océano. El área junto a la playa combina una materialidad rocosa y natural con una curvatura que se inclina hacia el mar. El Spa organiza recorridos orgánicos por medio de interiores suaves que definen las experiencias afines.

Se resolvió la falta de verticalidad en el entorno desértico confiando en la horizontalidad para proponer viajes y experiencias, y creando una arquitectura de movimiento sin interrupciones pero que cambia constantemente, como el entorno que busca emular.

Chablé Sea of Cortez
Chablé Sea of Cortez