Puntomar
Puntomar
  • Ubicación Acapulco, Guerrero
  • ESTATUS En construcción
  • Año Futuro

Programa

  • Residencial

Directores de proyecto

  • Arquitectura: Rodrigo Flores
  • Diseño de interiores: Nadia Borrás

Área de Construcción

  • 80.410 m2

Área de Terreno

  • 26,775 m2

Localizado en la atractiva zona de Punta Diamante en Acapulco, Punto Mar se alza entre la Laguna de Tres Palos y la Costa del Pacífico Mexicano en un predio de 26 mil m2 con una topografía plana y 100 m de frente de mar. Su sitio es un punto idóneo para introducir un complejo de departamentos de lujo, con magníficas vistas al mar y a la laguna.

Conceptualmente, la intención formal del proyecto gira en torno a relacionar espacialmente la independencia y privacidad de cada habitante con el sentido de convivencia y comunidad que se desea generar en el conjunto; pero sin que se presentara como barrera visual con el contexto. Por el contrario, las ideas rectoras son: la liberación de las grandes visuales del lugar y la amplificación de la experiencia espacial hacia todos los puntos posibles.

Tras varios estudios del terreno y esquemas de configuración, el resultado más óptimo parece desafiar la gravedad, extendiendo su geometría hacia los elementos de la naturaleza, como el mar, la tierra, la laguna y la vegetación tropical.

La lectura del conjunto residencial se da en tres áreas generales: Al norte, el acceso principal, Salón de usos Múltiples, amenidades deportivas y servicios; al centro, las Torres residenciales A, B y C; y al sur, restaurantes, Sport Bar y el área de albercas.

La experiencia del usuario inicia desde el motor lobby -un nivel por encima de la calle- con un portal de acceso de 47 metros de altura, el cual enmarca el horizonte del Océano Pacífico, recibiendo cálidamente a los residentes.

El conjunto de 105 departamentos se ordena de manera radial en forma de media herradura cóncava hacia el Océano Pacífico, formada por tres torres independientes de 19 niveles cada uno y altura máxima de 80.5 metros sobre nivel del mar. Los tres grandes cuerpos se conectan físicamente por dos puentes en los niveles del 8 al 10 y del nivel 14 al 16 respectivamente con la intención de generar una integridad volumétrica y de flujos.

El interior de las tres torres se configura de la siguiente manera: al sureste, la Torre A cuenta con un departamento de 5 habitaciones por planta; al noroeste, la Torre B alberga cuatro departamentos por planta de 4 habitaciones cada uno; y entre ambas torres, se encuentra la Torre C con dos departamentos por planta de 3 habitaciones. El proyecto cuenta con cuatro núcleos de circulación vertical que abastecen el proyecto residencial en su totalidad y se posicionan hacia la fachada posterior de cada volumen. Dos núcleos en el edificio B para 69 departamentos, un núcleo para el edificio C para 17 departamentos y un núcleo para la Torre A para 19 departamentos.

Dentro de las tres torres podemos encontrar 15 tipologías de departamentos con diferentes con esquemas simples y dúplex. Específicamente, dos Pentgardens en Planta Baja, 21 Penthouses en los últimos tres niveles y cuatro unidades ubicadas dentro de los puentes característicos del volumen, que suman un mezzanine o un deck a los espacios residenciales habituales.

Las amenidades compartidas -Ludoteca, Cine y Salón de jóvenes- y los lobbies de cada torre se posicionan en los dos primeros niveles de las Torres, manteniendo una doble altura en cada espacio.

La estructura del edificio es de concreto, buscando claridad y limpieza en la volumetría; pero para contrarrestar lo masivo del concreto se ubicó un sistema de fachada a base de parasoles verticales en los niveles donde se sitúan los puentes. Los materiales utilizados en cada departamento incluyen texturas y colores cálidos como la madera de Tzalam, las vetas en las piedras de mármol travertino y el translúcido de los ventanales de piso a techo que, al utilizarse también en el exterior, fusionan los espacios como un todo.

En todo el paisaje, la vegetación tropical endémica se extiende desde los espacios exteriores hacia los interiores con jardineras y espejos de agua. Finalmente, con el objetivo de hacer la mínima intervención en la topografía, el estacionamiento se desplanta al nivel original del terreno en toda su extensión por debajo del conjunto evitando excavaciones en la topografía natural.

Puntomar
Puntomar