Cargando

SMBloggin

SMBloggin'

Regresar al Inicio

Miami Tower: Reflexiones sobre la producción de arquitectura contemporánea

Escrito por: Fabiano Continanza | octubre 25, 2017

Puedes leer este artículo en: Español | English

Cuando empecé a trabajar en el proyecto de la Torre en Miami, me dijeron que debía ser espectacular. Lo que ésto significa, lo que ésto expresa y cómo un proyecto puede ser espectacular ha sido algo que he estado descubriendo en los pasados dos meses.

La arquitectura solía ser una declaración pública, digna y cívica. Hoy en día, el sector privado ha borrado esta ideología en casi todo el mundo. La arquitectura de hoy parece tener la obligación de ser extravagante y tener formas espectaculares, y ésto está representando una crisis inevitable.

Los arquitectos ya no están produciendo algo que se refuerza mutuamente, sino una acumulación contraproducente. Hasta el punto en que cada nueva adición hace que la suma sea aún más negativa.

No solo el trabajo de los stararchitects se anula y se cuestiona, sino que también hay arquitectos desconocidos cada vez más competentes cuyo trabajo apenas se distingue del trabajo hecho por stararchitects. El efecto acumulativo es, inevitablemente, la muerte del icono. En parte debido al ridículo, en parte a la sobredosis, en parte al simple misticismo perpetuo.

El repertorio arquitectónico vive hoy un momento de extrema preocupación por las formas, pero tales formas actúan solo en sus propios términos y por sí mismas, en lugar de ser una expresión de algo.

Parece que hay una intensificación en la ejecución de las formas que no están conectadas necesariamente a nada en particular, y en las cuales tenemos habilidades excepcionales para crear formas aleatorias; casi cualquier forma.

Este aspecto me hace pensar que probablemente no podamos al final sostener colectivamente un entorno de aleatoriedad total. Necesitamos algún tipo de relación entre la forma y otros valores.

Podemos encontrar a través de la historia fascinantes y bellos ejemplos de arquitectura. Lo que es conmovedor acerca de ésto, es que todos saben de inmediato lo que son y también lo que expresan. Son claramente una declaración colectiva y pública, así como también una noción sobre los valores de una sociedad en particular.

Poco a poco, ese tipo de afirmación se ha vuelto más difícil de crear. En los últimos 25 años, hemos sido testigos de un cambio masivo, del sector público al sector privado. Obteniendo un efecto increíble en la arquitectura cuando el arquitecto expresaba el valor del sector público en su trabajo. Ahora los arquitectos están expresando principalmente el valor del sector privado.

Por otro lado, creo que estamos en un momento interesante en el que debemos embarcarnos en una nueva fase. Como vivimos en una sociedad donde la comunicación se está intensificando y ramificando, la forma que debería tener cualquier proyecto está muy conectada al entorno, ya que necesita interactuar y conectarse con el proceso de la vida. Necesitamos ser simultáneos y estar conscientes del otro, porque no podemos permitirnos colectivamente estar más aislados. La vida pasará y nos convertiremos en seres improductivos, desconectados e irrelevantes.

Desarrollar el proyecto de Miami ha sido una gran oportunidad para cuestionar profundamente todos los aspectos mencionados.

Imagen_4

Al no poder expresar un valor particular de nuestra sociedad, nos hemos centrado en el rendimiento más que en las formas y los volúmenes. Elegimos el aspecto del performance porque es uno de los principales paradigmas de nuestra sociedad. Nos hemos comprometido con el desempeño en diferentes niveles; de la tipología al modelo de negocio, evitando la funcionalidad.

Tuvimos que establecer una distinción entre el performance y la funcionalidad. Encontré que la funcionalidad es extremadamente aburrida; sin embargo, el performance se trata de qué papel juega el edificio y qué escena realmente desencadena lo estimulante, lo creado.

Un proyecto siempre tiene potencial. Podemos crear una buena arquitectura si somos capaces de explotar su potencial. Está en nuestra capacidad como arquitectos de cómo poder explotar las características que se heredan en cada proyecto.

Por ejemplo, podemos decidir en diseñar un edificio que tenga el potencial de abrirse a una parte de la ciudad, hacerlo público y animado; o podemos hacerlo hermético, haciéndolo una pérdida de dinero.

Arquitectónicamente no es si nos guste o no, no porque sea muy personal. Sino más bien, si es bueno o no, no es personal.

En el proceso de este proyecto, hemos estado cada vez menos interesados en crear simplemente algo que sea agradable, atractivo o espectacular. En realidad, no sabemos si este proyecto es excelente o simplemente bueno, o realmente genial o mediocre. En SMA no trabajamos con este tipo de términos, simplemente nos gusta trabajar con gran intensidad y tratando de entender realmente lo que hacemos y por qué lo hacemos.

Durante el proceso de este proyecto y en muchas conversaciones con Fernando Sordo Madaleno y Javier Sordo Madaleno, me di cuenta de que la palabra “neutralidad” es quizás una palabra interesante para relacionar con el concepto “espectacular”. Ya que siempre hay algún tipo de neutralidad en un mismo proyecto.

Mientras realizamos la producción de la CPO Tower, podríamos haber argumentado que el proyecto no sería tan espectacular en su apariencia, sino solo en la forma en cómo se organiza el espacio, el tiempo, las personas, la función, etc.

De repente surgió que está destinado a crear usuarios activos, en lugar de espectadores pasivos –como Bernini y sus vistas escenográficas–.

La CPO Tower tiene una naturaleza interna didáctica, que va en contra de la obviedad visual. Considero este proyecto como un movimiento hacia la neutralidad, ya que no podemos ir más allá y no podemos volvernos cada vez más locos.

La proyección de gran ambición y aspiración de SMA en este proyecto produjo una situación muy obvia y, sin embargo, increíblemente difícil, porque hay un conflicto entre la imponente expectativa y el rango definido de la apariencia, debido a la limitación de lo espectacular.

El camino aún continua…

Para terminar, me gustaría agradecerles por esta oportunidad. La escritura es muy importante no solo para mí, sino también para SMA, porque podríamos describir el tipo de arquitectura que queremos producir antes de que realmente la produzcamos. A través de la escritura, podemos crear algún tipo de espacio y luego poderlo ocupar.

————————————————————————————————————————————————————

Fabiano Continanza es uno de los Directores de Proyecto en Sordo Madaleno Arquitectos. A lo largo de su carrera profesional ha mostrado un significativo trabajo como investigador y diseñador computacional, centrado en las relaciones entre la arquitectura y las nuevas herramientas de diseño.

Dejar un comentario

Comparte

Relacionados
Llénate de inspiración con nuestros tableros en Pinterest
Llénate de inspiración con nuestros tableros en Pinterest
Por: Redacción Sordo Madaleno

Te invitamos a seguir nuestros diferentes tableros de Arquit ...

Algunos de nuestros aprendizajes sobre los Premios Internacionales de Arquitectura
Algunos de nuestros aprendizajes sobre los Premios Internacionales de Arquitectura
Por: Redacción Sordo Madaleno

La participación en premios internacionales de arquitectura ...

¿Cómo crear una entrada exitosa a premios internacionales de arquitectura?
¿Cómo crear una entrada exitosa a premios internacionales de arquitectura?
Por: Jimena Orvañanos

Todas las competencias de diseño comparten los mismos obje ...