Cargando

SMBloggin

SMBloggin'

Regresar al Inicio

Clara Porset y Juan Sordo Madaleno. Un diálogo moderno

Escrito por: Ana Elena Mallet | noviembre 23, 2020

Puedes leer este artículo en: Español

En los últimos años, parte de mi investigación sobre el trabajo de diseño de Clara Porset se ha encaminado a revisar sus colaboraciones con los arquitectos de la modernidad mexicana. Una enorme sorpresa ha sido la cantidad y sustancia de diálogos entre la diseñadora nacida en Cuba y el arquitecto mexicano Juan Sordo Madaleno.

Trabajaron juntos desde espacios domésticos, como la propia casa del arquitecto: Reforma 2388 en Lomas de Chapultepec (1951) o la casa Conscripto 100 (1953); espacios de entretenimiento, como el Cine París (1954) y el Club de Golf Campestre Chrurubusco (1964); espacios de oficina o usos múltiples, como el edificio de Génova y Hamburgo (1956) donde la propia Porset montó su estudio y donde diseñó, en la planta baja, el restaurante La Ronda; y hoteles, como el Presidente en Acapulco (1958) para el que Porset diseñó el mobiliario de exteriores, sillería para salones de usos múltiples y mobiliario de exterior.

Edificio Génova y Hamburgo, 1956. © Archivo Sordo Madaleno. Fotografía Luis Quintero

A la fecha, no hemos encontrado ni en el archivo Clara Porset, en el Centro de Investigaciones de Diseño Industrial de la Facultad de Arquitectura en la UNAM, ni en el archivo del Arquitecto Juan Sordo Madaleno, alguna comunicación escrita entre ellos; pero a simple vista, se puede entender que compartían una filosofía en cuanto a espacios, iluminación, conceptos y el tipo de modernidad que ambos buscaban construir.

El mobiliario que Porset desarrolló para la casa del arquitecto en la zona de Lomas de Chapultepec refleja muchas de las ideas clave de la diseñadora, las cuales buscaban encontrar un lugar en el discurso arquitectónico de Juan Sordo Madaleno y hacer evidente que el diseño de mobiliario no era un asunto aparte de la arquitectura, sino debía tratarse en diálogo y desarrollarse al mismo tiempo.

Reforma 2388, 1951. © Archivo Sordo Madaleno, fotografía Guillermo Zamora

Entre sus reflexiones principales, la diseñadora planteó la idea que un mueble requiere tener dos aspectos esenciales: el técnico, asociado a la función –que responde a la forma–, y el expresivo, que refleja una propuesta estética.

Para Clara Porset, una pieza de mobiliario debía ser una forma integrada en la que función y expresión estuvieran concatenados para dar como resultado una pieza con sentido. Así, un mueble no podía diseñarse ni ubicarse en un interior de manera arbitraria, sino que necesitaba considerar su entorno directo, la arquitectura donde se ubica, y su indirecto, el territorio donde se forja.

Además, considerar estas variables:

[…] el mueble deja de ser un objeto arbitrario y pasa a ser un elemento arquitectónico, en interacciones esenciales, que fuerzan a considerarlo al unísono con el edificio. Es así como encontramos en el diseño de muebles las principales características del diseño arquitectónico: consideración de espacios fluídamente continuados; preponderancia de la línea sobre la masa; uso indistinto de materiales naturales o sintéticos, siempre en su carácter inherente; estructuras desnudas, que son lenguaje expresivo; liberación de la rigidez geométrica, siempre que no haya restricciones económicas contrarias, para ir hacia las formas orgánicas; uso rítmico de unidades modulares en combinaciones infinitas. Muebles finos, o móviles, o en unidades relacionadas, que se incorporan uno a otro, o un grupo a otro, o a las paredes o particiones, con perfecta articulación. Todos parte del esquema general del espacio en que van a usarse, supeditados a él, y en una colocación que no obstruye el movimiento del cuerpo ni el de la vista, y que tiende siempre a crear espaciosidad real o sensación de ella.

(“El mueble en la arquitectura”, revista Espacios, no. 1, 1948)

Reforma 2388, 1951. © Archivo Sordo Madaleno, fotografía Armando Salas Portugal

Estas ideas son reformuladas y llevadas a cabo con gran acierto en tres obras destacadas: la antes mencionada casa del arquitecto Sordo Madaleno; el despacho de Porset en la calle de Génova, en el edificio diseñado también por Sordo Madaleno y la casa del arquitecto Enrique Yáñez en Jardines del Pedregal en 1958.

En su estudio, Porset puso en práctica sus ideas de diseñar espacios en donde los muebles conversan con la arquitectura y se sitúan de tal manera que permitan la libre circulación. En la casa de Juan Sordo Madaleno —pieza moderna con espacios abiertos, ventanales enormes con luz natural y materiales locales—, Porset coloca diversas versiones del butaque como pieza insignia. Y finalmente, en la casa Yáñez, en cuyo diseño el arquitecto hace guiños a una estética precolombina, los protagonistas son el sillón y la mesa totonacas.

Conscripto 100, 1953. © Archivo Sordo Madaleno

En ellos, todos los muebles fueron colocados con exactitud y detalle para lograr espaciosas circulaciones y cuadros plásticos que reflejan un interior moderno, pero con identidad local.

————————————————————————————————————————————————————

Ana Elena Mallet es curadora especializada en diseño moderno y contemporáneo. Actualmente es profesora distinguida a nivel nacional en la Escuela de Arquitectura Arte y Diseño del Tecnológico de Monterrey. En febrero de 2020, curó la exposición Clara Porset Diseño y pensamiento para el Museo Jumex en la Ciudad de México. Anteriormente, ocupó cargos como curadora en el Museo Soumaya (1996-1999) y Museo de Arte Carrillo Gil (1999-2001), como subdirectora de programación en el Museo Rufino Tamayo (2001-2002) y como curadora en jefe en el Museo del Objeto (2010-2011).

Además de muchos otros puestos de consultoría, trabajó en el Comité Asesor de la Bienal de Diseño de Londres en 2016 y 2018.

Dejar un comentario

Comparte

Relacionados
La arquitectura moderna en México a través de los ojos editoriales
La arquitectura moderna en México a través de los ojos editoriales
Por: Daniela Cruz

Arquitectura/México fue una de las publicaciones editoriale ...

Conversación con Rafael Gamo: “La documentación de una obra es crucial”
Conversación con Rafael Gamo: “La documentación de una obra es crucial”
Por: Redacción Sordo Madaleno

Rafael Gamo es arquitecto mexicano, así como uno de los fot ...

El espacio público en las ciudades actuales mexicanas
El espacio público en las ciudades actuales mexicanas
Por: Rosalba Rojas

Todos tenemos derecho a la ciudad. Y, como arquitectos, comp ...